El consumo de patata vuelve a crecer en los hogares españoles

con No hay comentarios

 

Patatas LZR

 

El Informe del Consumo de Alimentación en España 2016 -últimos datos disponibles- no deja lugar a dudas, los productos frescos son los que más se consumen en las casas de los españoles -suponen el 41% de la cesta de la compra- y entre ellos, la reina es la patata, cuyo consumo ha experimentado un aumento de un 1’2% frente al 2015.

Si bien es cierto que este consumo es menor que el experimentado en el 2015 -que fue del 10,4%- estas cifras vienen a consolidar lo que ya sabíamos: en la mesa de los españoles no falta la patata.

Según revela este informe del Ministerio de Agricultura, los hogares dedicaron a la compra de patatas el 1’66% de su presupuesto para alimentación y bebidas, lo que se traduce en un gasto por persona y año de 25’35€, una cantidad un 12’2% mayor que lo invertido en la compra durante el año 2015.

La ingesta media por persona y año de patatas es de 30’32 kilos, una cantidad un 2’8% superior a la de 2015. Afortunadamente, los españoles optamos mayoritariamente por el consumo de patatas frescas (22’57 kilos por persona y año) seguida muy de lejos por las patatas procesadas (1’36 kilos) y las patatas congeladas (0’95 kilos).

Si nos centramos en el consumo del producto fresco, este también aumenta con respecto al año anterior, en concreto un 1’3%. Los hogares con mayor consumo relativo de patatas frescas son los formados por parejas con hijos mayores y medianos y parejas adultas sin hijos, así como jubilados. Respecto al año pasado, jóvenes independientes (+8 %), adultos independientes (+5’8%) y jubilados (+4’4%) son los perfiles que más incrementan su consumo per cápita.

Por CCAA, son las Islas Canarias, Galicia y el Principado de Asturias las más destacadas en el consumo de patatas frescas. Por el contrario, La Rioja, Comunidad de Madrid y Extremadura son las que menor consumo registraron de este producto.

A la hora de escoger el lugar donde las compramos, el 58’4% de los kilos de patatas se adquieren en hipermercados, supermercados, autoservicios y tiendas descuento. La tienda tradicional tiene casi una cuarta parte de las compras, sin embargo su tendencia es decreciente (- 1’8%).

Un año más, el aumento del consumo de patata vuelve a demostrar la inclinación de los españoles por las bondades de este alimento que aúna beneficios nutricionales y múltiples formas de preparación con una calidad/precio muy ajustada.