¡Elige dorado, elige salud! Patatas fritas deliciosas y saludables

con No hay comentarios

¡Doradas pero no pasadas! Ésta podría ser la regla de oro de unas patatas fritas no sólo deliciosas sino también saludables. Una máxima basada en tres premisas: moderar la temperatura, controlar el tiempo de cocinado y comprobar el color final del alimento. Tres sencillos pasos que recoge la nueva normativa europea a nivel de la industria alimentaria y la restauración y también a nivel doméstico. 

Unos consejos que se deben aplicar a cualquier tipo de fritura pero que hoy vamos a concretar en la preparación de nuestras deliciosas patatas:

  • Compradlas en su punto óptimo de maduración
  • Ya en casa guardadlas fuera de la nevera, en lugar seco y oscuro y evitando su almacenamiento prolongado.
  • Para freír mejor un corte grueso y en tiras que fino y en rodajas.
  • Lavadlas con abundante agua y secadlas completamente antes del cocinado.
  • Evita las temperaturas superiores a 175 grados y reduce el tiempo de fritura.
  • Retira las patatas cuando tengan color dorado y rechaza aquellas más oscuras.
  • Evita la reutilización del aceite de fritura y ventila la cocina.

Además de estos consejos básicos no olvides que la calidad de las patatas que compres es directamente proporcional al éxito de tu preparación. En este punto no nos ruborizamos al decirte que si escoges Patatas Lázaro ¡escoges seguro calidad!

Una máxima de idéntica aplicación en lo que al aceite de freír se refiere. Y no olvides que si es de oliva y de primera presión en frío mejor que mejor. Para condimentar la sal marina fina es la ideal, pero siempre sin abusar. Y a ser posible, utiliza recipientes libres de teflón, como los de cerámica, cristal, acero inoxidable o hierro fundido.

Ya ves que no tienes por qué renunciar al pequeño gran placer que son las patas fritas.