Entrevista a Noelia Estarlich, directora de Innovación y Sostenibilidad del Grupo Lázaro

con No hay comentarios

Noelia Estarlich ha cumplido un año como responsable del área de Responsabilidad Social Corporativa del Grupo Lázaro. En esta entrevista hace balance de su experiencia y sus logros como directora de Innovación Social y Sostenibilidad Empresarial en una empresa que apuesta decididamente por estos valores.

– ¿Cómo definirías el compromiso y la RSC vista a través del filtro de Grupo Lázaro?

En primer lugar creo importante comentar qué es el Grupo Lázaro. Es una empresa familiar dedicada a la industria agroalimentaria, experta en patatas y con una trayectoria cercana a los 75 años. Como empresa familiar que es, está impregnada de los valores y principios de la familia: comprometida con hacer las cosas bien, con responsabilidad, lealtad y pasión. Tenemos como objetivo la excelencia para ofrecer un producto saludable y de calidad. No cabe perder de vista que LZR es una pyme y el hecho de contar en su plantilla con un puesto como el que ocupo evidencia el firme compromiso de la dirección por la responsabilidad social; no por obligación legal sino por convicción.

– ¿Cómo crees que debe comprometerse LZR con la comunidad?

El Grupo Lázaro está comprometido con la comunidad desde sus inicios. Forma parte de su filosofía la teoría de las 3 “p”: Personas, Planeta y Prosperidad, que engloba las áreas de actuación de la Responsabilidad Social Corporativa y que son claro exponente del compromiso hacia la sociedad. La misión de esta empresa lo dice todo: “Contribuir a la alimentación fresca y saludable incorporando la más alta tecnología, apostando por la innovación, la actuación ética y el respeto por el entorno”, lo que evidencia el compromiso de LZR con el bienestar de las personas, la eficiencia energética a través de la tecnología y la innovación, y el respeto por el medioambiente y la naturaleza. Eso es parte fundamental de su cadena de valor.

– ¿Por qué es importante incorporar la RSC como parte de la estrategia de una compañía?

Porque cada vez más este mundo necesita y requiere de empresas responsables y sostenibles, de modelos productivos capaces de crear rentabilidad no solo económica sino también social y ambiental. La agenda 2030 de desarrollo sostenible nos compromete a todos y lo que está claro es que estamos ante una agenda de transformación: todos debemos ir de la mano de ese cambio y LZR así lo cree firmemente. La cohesión social es fundamental y las empresas debemos ser capaces de adaptarnos a este entorno, ya no solo cambiante sino volátil, incierto, complejo y ambiguo. Solo desde la RSC es posible esa resiliencia que el entorno requiere y esa conexión de la empresa con la sociedad. En una conferencia escuché una frase, no recuerdo el autor, que decía “Estamos en un viaje a ninguna parte en un mundo que ya no es” y se me quedó grabada porque engloba mucho de lo que actualmente estamos viviendo: ese cambio transformador que debe ser el motor de la evolución en ese viaje de contribución en el ámbito social y medioambiental.

– ¿Qué retos se ha marcado Lázaro para el área de RSC en 2019?

Como he comentado, la responsabilidad social forma parte de la filosofía de esta empresa, que está impregnada por los valores y principios familiares. Pero este compromiso se ha de formalizar. Por eso, los principales objetivos en este ejercicio 2019 están encaminados a la formalización de la Responsabilidad Social Corporativa en la empresa: creación del Comité de Responsabilidad Social, redacción de las principales políticas y códigos de auto-normalización, diseño e implantación de la gestión de los grupos de interés… Y también a la elaboración de los planes de acción sostenible, en atención a la opinión e intereses de los diferentes grupos de interés – diagnóstico, matriz de materialidad…- y la redacción de la Memoria de sostenibilidad.

– ¿Podrías adelantarnos algunas de las acciones más concretas que vais a desarrollar en esta materia?

Aunque, como ya he comentado, este ejercicio está más enfocado a la formalización, lo cierto es que también se van a desarrollar diferentes acciones relacionadas con el medioambiente, las personas y la sociedad. Forman parte de las líneas estratégicas de este ejercicio, la certificación en la ISO-14001 de gestión medioambiental, la aplicación de medidas de reducción del consumo de plástico, acciones relacionadas con la salud y bienestar de las personas que conforman el epicentro de LZR… Así, podemos destacar que la nueva marca de patatas que LZR dio a conocer en la anterior edición de la Feria Fruit Atracction, FRESH NATUR, nace con esa filosofía de RSC, la “FILOSOFIA FRESH” con la que la que la hemos bautizado y que engloba los valores que nos identifican como organización.

– Actualmente hay un sinfín de líneas a seguir dentro de la RSC -salud, deporte, apoyo a colectivos desfavorecidos, protección del medio ambiente-, ¿en cuáles se va a centrar Grupo Lázaro y por qué? ¿Se va a trabajar el ámbito de la alimentación?

Todas estas líneas se tendrán en consideración y en todas se va actuar, en menor o mayor medida, por diferentes motivos: la alimentación es nuestro ámbito, impregna toda la cultura de la empresa y está en nuestro ADN. La naturaleza y el campo son la base de nuestro producto y creemos firmemente en la importancia de integrar hábitos de vida saludable en el día a día de las personas. En este sentido, la salud y el deporte forman parte de nuestro compromiso, no solo en lo que respecta a la calidad y propiedades de nuestras patatas, que como todos sabemos son un producto saludable que está en la base de la pirámide alimenticia, sino también en cuanto a la promoción de estilos de vida saludable, poniendo la accesibilidad de las redes sociales y el packaging al servicio de las campañas que en este sentido lanza y seguirá lanzando el grupo LZR en alineación con la estrategia NAOS.

– Los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de la ONU marcan el camino a seguir de las políticas de responsabilidad social, sabemos que son muchos y variados, pero ¿en cuáles crees que conviene focalizar?

Efectivamente son muchos y no podemos ser líderes en todos ellos. Cada empresa, cada institución, asociación y ciudadano puede y debe centrarse en aquellos que más les puedan representar y en los que más pueda contribuir con sus acciones. Es cierto que aplicaremos medidas en la gran mayoría de los ODS, si no en todos, y así lo identificaremos. Pero entendemos que debemos centrar nuestros esfuerzos en el ODS 12 “Producción y consumo responsable” y en el 15 “Vida de ecosistemas terrestres”. Entendemos que debe ser así porque son los que más nos identifican, porque nuestra forma de vida se basa en la agricultura, en esa tierra que nos aporta el producto tan nuestro, en la naturaleza y nuestro entorno y porque son los objetivos en los que nuestras acciones pueden tener un mayor impacto social y medioambiental.

– ¿Son las empresas los únicos agentes implicados a la hora de poner en marcha estos ODS?

La respuesta, sin lugar a dudas, debe ser negativa. Es algo que nos corresponde a todos, desde los poderes públicos hasta la ciudadanía en general. En este reto la cohesión social es fundamental. Ahora bien, es cierto que a las empresas nos corresponde jugar un papel muy importante. Sin la implicación del tejido empresarial no será posible el éxito de las medidas para acercar esos grandes desconocidos, los ODS, a la sociedad ni, por supuesto, sería factible su consecución. Debemos contribuir con nuestras acciones a concienciar de la importancia de cuidar nuestro planeta, que es limitado y requiere de un modelo de crecimiento sostenible para subsistir para generaciones futuras.

– ¿Crees que las empresas españolas están trabajando bien en el campo de la Responsabilidad Social Corporativa?

Son ya muchas las empresas que tienen implantada la RSC, si bien todavía queda mucho camino por recorrer. La gran mayoría de estas empresas son grandes, pero el tejido empresarial español está formado mayoritariamente por pymes y, cada vez más, por microempresas.  En este aspecto, los poderes públicos tienen un papel importante en el establecimiento de medidas de ayuda que contribuyan a la implicación social de las empresas.

– ¿Qué compañía dirías que, hoy por hoy, está desarrollando una buena labor dentro de la responsabilidad social?

Hay empresas que nacen con un objeto social, como pueda ser la creación de empleo para personas con discapacidad, y que son un buen ejemplo.

– ¿Recomendarías a otra empresa que comenzara a trabajar en el área de responsabilidad social?

Por supuesto que sí. No solo lo recomendaría sino que es algo casi obligado, que cada vez más debe integrarse en las estrategias empresariales.