¡Oh la la! Así se consume la patata en Europa

con No hay comentarios

¿Has planeado alguna escapada este verano? En LZR estamos seguros que además de tener en cuenta aspectos como las playas o los lugares que debes visitar te habrás interesado por la gastronomía, ¿verdad?

Como sabes nosotros somos especialistas en patata por eso hoy vamos a invitarte a descubrir cómo se prepara la patata en otras partes de Europa para ir haciéndonos un poco la boca agua y darte, por qué no, alguna idea sobre qué comer en ciertos destinos.

Deliciosa pome de terre.

Los franceses adoran la patata, como nosotros los españoles. Tienen infinidad de recetas donde la emplean tanto para plato principal como de guarnición. Pero, ¿te has planteado alguna vez porqué en Francia a la patata le llaman parmentier? Hay una encantadora historia detrás.

Antoine-Augustin Parmentier, nutricionista y farmacéutico, es el culpable de popularizar su consumo en el país galo, cuando descubrió sus excelentes propiedades nutricionales, su facilidad de cultivo y el gran rendimiento agrícola. Este es el motivo por el cual nuestros vecinos usan esa denominación para referirse a la crema o puré de patata y, en general, a cualquier preparación culinaria que lleve como ingrediente principal a la patata cocida.

La patata, columna vertebral alemana.

Si hay un alimento que enamora a todos los alemanes sin distinción, desde el norte hasta el sur, pasado por el este y el oeste, es sin duda la patata. Mientras al oeste del país hay una fuerte influencia de la cocina francesa, en las regiones del sur la alimentación está más influenciada por estillos suizos y austriacos. Por su parte, los vecinos del norte consumen mucho más pescado, mientras que al este son más afines a la carne.

Sólo la kartoffel -como los alemanes llaman a la patata- es, junto con la col y la cebolla, un ingrediente presente en todo el país.

La kartoffelsalad -ensalada de patata- es una de sus preparaciones más populares aunque la receta varía de una región a otra. A los españoles, tan aficionados a las ensaladas, nos encanta, por eso estamos seguros que si viajas a este país tendrás oportunidad de probarla en numerosas ocasiones.

 

Parmentier, kartoffelsalad , rösti, gnocchi o skorthalia son alguna de las deliciosas formas que tienes de probar la patata si viajas por Europa.

 

Suiza, donde la patata rivaliza con el chocolate.

El país neutral por excelencia es mucho más que verdes prados y riquísimas pastillas de chocolate. Los suizos han convertido al antiguo desayuno de los campesinos de la zona suizo alemana en el plato nacional adorado en todo el país: el rösti.

Se trata de una especie de tortilla sin huevo o salteado crujiente de patatas ralladas típico de Suiza que,  aunque parece sencillo por los pocos ingredientes que lleva, tiene su truco para que quede bien crujiente y dorado. Si pasas unos días en este país te aconsejamos que lo pruebes y disfrutes de sus diferentes variedades.

Italia, una pasta especial de patata.

Sí, nos estamos refiriendo a los gnocchi. A los italianos les gusta tanto la pasta que elaboran esta variedad en la que por cada parte de harina hay dos de patata.

Como todos los platos de pasta, los gnocchi son contundentes y generalmente se consumen  como primer plato en pequeñas raciones.  Como curiosidad te diremos que este tipo de pasta suele comerse todos los jueves, día en que las trattorias los elaboran.

Un picoteo de patata antes de comer en Grecia.

En la mayor parte de los restaurantes griegos es muy habitual que, cuando el comensal se sienta en la mesa, le sirvan alguno de estos tres aperitivos: el tsatsiki, la tarasamolata o la skorthalia.

Este último es el que centra nuestra atención, una salsa de patata y ajo- como ingredientes principales- de textura firme que se consume con pan de pita calentito. Todo un placer antes de comenzar con alguno de los platos más contundentes de la rica y sana gastronomía de Grecia.

 

Como podrás imaginar, estas son sólo algunas de las elaboraciones más ricas que podrás encontrar de entre las mil y una formas de preparar la patata que podemos saborear en toda Europa. Está claro que si viajas a Reino Unido no puedes dejar de probar el archiconocido fish&chips y que, si tu destino es Bruselas, difícilmente podrá escapar a un buen plato de mejillones con patatas fritas.

Y todo esto sin cruzar el charco, porque si damos el salto a América del sur, continente de origen del tubérculo, la cantidad de recetas es tan grande que nos da para otro artículo. Prometemos no tardar mucho en contártelo mientras tanto, si estás por Europa, ¡disfruta este verano de alguna de las propuestas que te hemos hecho y cuéntanos a tu vuelta si te han gustado!